¿Qué es el sistema inmunitario?

El sistema inmunitario es la defensa del cuerpo contra las infecciones. Cuando el cuerpo detecta sustancias extrañas (llamadas antígenos), el sistema inmunitario trabaja para reconocer los antígenos y deshacerse de ellos.


El sistema inmunitario es un “esfuerzo de equipo”, que implica muchos jugadores diferentes. Estos jugadores se pueden dividir en dos grupos: los que son miembros del

equipo del sistema inmunológico innato y los que forman parte del sistema inmune adaptativo. Es importante destacar que estos dos grupos trabajan juntos para proporcionar una poderosa defensa contra invasores. (1)

Inmunidad innata: Todo el mundo nace con inmunidad innata (o natural), un tipo de protección general. Por ejemplo, la piel actúa como una barrera para bloquear la entrada de gérmenes al cuerpo. Y el sistema inmunológico reconoce cuando ciertos invasores son extraños y podrían ser peligrosos.

Inmunidad adaptativa: La inmunidad adaptativa (o activa) se desarrolla a lo largo de nuestra vida. Desarrollamos inmunidad adaptativa cuando estamos expuestos a enfermedades o cuando estamos inmunizados contra ellas con vacunas.

Los órganos y tejidos del sistema inmunitario incluyen la médula ósea, el bazo, el timo, las amígdalas, las membranas mucosas, y la piel. Los vasos linfáticos del sistema inmunitario acarrean inmunocitos que luego se convergen en los ganglios linfáticos ubicados en todo el cuerpo.


Conoce como diferenciar los trastornos del sistema inmunológico.

Los trastornos del sistema inmunológico se pueden clasificar en dos grupos:

  • Trastornos autoinmunitarios.

Defectos que impiden el funcionamiento total o parcial del sistema inmune. Esto puede traducirse en infecciones graves y reiteradas que ponen en serio riesgo nuestras vidas. Los tipos de inmunodeficiencias son muchas y de muy variados tipos. 

Nuestro sistema inmune cumple un importante rol en la vigilancia y protección contra ciertas clases de cánceres. Por ello, algunos tipos de inmunodeficiencias (como el SIDA) favorecen el desarrollo de tumores cancerígenos.

  • Trastornos alérgicos.

 Otras enfermedades corresponden a un grupo en el cual el sistema inmune funciona, pero de manera muy descoordinada, produciendo daño a los tejidos de la persona que las sufre. En este grupo están las alergias, el asma alérgica, las enfermedades autoinmunes en las cuales el sistema inmune (agresivo y destructivo por naturaleza) se confunde y reacciona destruyendo sus propios tejidos, ocasionando enfermedades como la diabetes mellitus tipo I (o juvenil), artritis reumatoide, lupus eritematoso, enfermedad celíaca, lepra, pénfigo vulgar, tiroiditis autoinmune, esclerosis múltiple, cirrosis biliar primaria, miastenia grave, hepatitis autoinmune, etc.


¿Cómo podemos cuidar y fortalecer nuestro Sistema Inmune a través de la Ayurveda?

La inmunidad es un concepto muy amplio que tiene en consideración la salud del cuerpo físico, emocional y mental.

Ayurveda no  enfoca este concepto de inmunidad,  frente a virus, bacterias y agentes patógenos. Vyaadhiksamatva (inmunidad), implica una resistencia a la pérdida de integridad, de coherencia y de coordinación de nuestras doshas y tejidos. Se refiere al equilibrio entre nuestros tres cuerpos (físico, mental y emocional) y el equilibrio entre doshas (bioenergías), dhatus (tejidos) y malas (residuos) es el verdadero significado de inmunidad.

Para mejorar su inmunidad ayurveda recomienda (2):

  • Alimentos para reforzar el sistema inmune.

– Mantequilla clarificado o ghee.

-Jaggery (azúcar morena).

-Amla.

-Dátiles.

  • Evitar los alimentos fríos, dulces y fritos. Evite también la leche y los productos lácteos como el yogurt, o alimentos que lleven lácticos como cremas vegetales, batidos de frutas o batidos de leche.
  • Incorporar hiervas en su dieta:

– Albahaca, el jengibre, el ajo, el limón, la miel, y el comino negro.

– Tomar 4 hojas de tulsi (albahaca sagrada) al día.

– Tomar un preparado de cardamomo, neem, canela, albahaca negra y pimienta negra (3 gramos de cada uno) tomar 3 veces al día.

  • Cuidar el sistema nervioso con técnicas de relajación (yoga, tai chi, cultivar la risa, la meditación) con el objeto de manejar el estrés tan común en nuestros días.
  • Dormir bien, cuidar nuestro peso y una alimentación adecuada a nuestra constitución y/o estación es muy recomendable.

El ejercicio ayuda a liberar menos corticoides contribuyendo a un sistema inmune más estable y sano.


Recuerda que el enfoque ayurvédico es que el cuerpo se mantiene en equilibrio y el sistema inmunológico en la máxima eficiencia para que las infecciones y diversas inflamaciones rara vez se manifiesten.

Si hay un lapso en el equilibrio, entonces puede ser necesario un reequilibrio y tratamientos herbales específicos para que el cuerpo recupere la salud.

Para mantenerse saludable, los cinco elementos básicos del Universo (Aire, Agua, Fuego, Tierra y Éter) necesitan permanecer equilibrados y en armonía dentro del cuerpo.

La mayoría de las enfermedades surgen debido al desequilibrio de uno o dos de los Tridoshas (Vata, Pitta, Kapha), lo que conduce al mal funcionamiento de los órganos internos.

Ayurveda no ‘mata’ una infección como lo hacen los antibióticos, sino que fortalece el sistema inmunológico del cuerpo para combatir enfermedades o infecciones. (3)

(1) Lauren Sompayrac, PhD.

(2) Dr. Vinod Kumar MD.

(3) Dr. Nirav Joshi, Ayurvedacharya.